20150204122213-de-ninos-y-hombres-7064-635x.jpg

«En el mundo de los niños, a las mujeres no se les pega», dice una campaña contra los malos tratos

 

El flequillo despeinado cae por un lado de la frente. Tiene unos impresionantes ojos verdes que se entrecierran cuando aparece la traviesa sonrisa. Se llama Dominico y tiene 8 años. Dice que de mayor quiere ser jugador de fútbol. Es uno de los cinco niños (no son actores) que ha participado en una campaña contra la violencia de género en Italia. Otro dice que quiere ser bombero. A todos les han presentado, por separado, a una niña, algo mayor que ellos, llamada Martina. Es muy alta, con una larga melena rubia y facciones angelicales. A todos les preguntan qué es lo que más les gusta al verla. Uno responde entre risas que los ojos, otro que el pelo. El tercero dice que le gustaría ser su novio y Dominico, que es muy linda.

A continuación, la voz de adulto, que escuchamos durante todo el vídeo, les pide que hagan una caricia a Martina. Unos pasan su mano por el brazo y otros rozan su mejilla. La tercera petición consiste en hacerle reír. Les piden que le pongan caras graciosas. Casi todos tiran de las clásicas muecas, de bocas deformadas con las manos, lengua fuera y orejas de soplillo. Ella ríe. La escena tiene lugar todo el tiempo en plena calle.

De repente el vídeo se va a negro y la voz de adulto le dice al primero de los niños con contundencia: «Ahora dale una bofetada». El primer niño mira al suelo mientras guarda las manos en los bolsillos del abrigo. El segundo mira fijamente con cara de asombro al adulto, al que no vemos porque está detrás de la cámara. La voz insiste: «¡Dale!». Y entonces vemos a otro chaval que menea la cabeza diciendo: «No». Detrás de él, todos los demás dicen lo mismo: «No». Uno tras otro. ¿Por qué?, les preguntan. «Porque no», contesta uno. «Porque no quiero hacerla daño», añade otro. Uno de ellos dice que no lo hace porque está en contra de la violencia.

Hace algo más de un año que el Gobierno del anterior primer ministro italiano puso en marcha una ley contra la violencia de género, la primera de este tipo en ese país. Llegó con polémica porque algunos senadores dijeron que no había urgencia para su aprobación. En ese año, 179 mujeres fueron asesinadas en Italia. Una mujer asesinada cada dos días. Son datos de Eures (Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales), que en su segundo informe sobre la violencia machista en Italia denuncia que los casos habían aumentado un 14 por ciento. Un tema no urgente, dijeron algunos políticos. En el cierre de la campaña mencionada (www.fanpage.it) aparecen de nuevo los niños protagonistas. Y debajo, una frase escrita con letras en blanco. «En el mundo de los niños, a las mujeres no se les pega». Es Italia, pero podría ser cualquier otro país, incluido el nuestro, donde en el año que acabamos de terminar fueron asesinadas 51 mujeres y donde 40 niños han quedado huérfanos por la misma razón. 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.